Nutrición

4 razones para tener el carbón vegetal siempre a mano

¿Digestiones pesadas, hinchazón o gases? Prueba el carbón vegetal.

carbón vegetal activado. El carbón vegetal, utilizado como medicamento natural en EE.UU. hasta 1950,  es un polvo negro recomendado, principalmente, por sus propiedades desintoxicantes, digestivas y sus beneficios en caso de trastornos gastrointestinales. Se obtiene después de la quema de materia vegetal (cáscaras de coco, madera de álamo, etc.), con lo que su porosidad aumenta confiriéndole un fuerte poder de absorción. El carbón es activado tras ser sometido a 80-1200ºC durante unos 50 minutos a 10 horas y lavado y enjuagado con agua destilada. No obstante, es importante conservarlo sin humedad y bien tapado para que absorba sustancias tóxicas aéreas.

4 razones para llevar contigo siempre carbón vegetal

  1. Alivia el gas y la hinchazón estomacal: Cuando nos pasamos más de lo que deberíamos comiendo, el carbón vegetal es una gran manera de mantenerte regular y aliviar la hinchazón estomacal. Es absolutamente seguro y natural.
  2.  Desintoxicación: los factores ambientales, incluyendo los pesticidas en alimentos, productos químicos en el agua que tomamos y la exposición a moho, crean una carga tóxica en nuestro cuerpo. Es importante limpiar el tracto digestivo de forma rutinaria para apoyar la salud y el bienestar general.
  3. Ayuda a reducir el colesterol malo: Estudios en todo el mundo muestran que el carbón activado contribuye a la reducción del colesterol malo y aumenta el colesterol bueno.
  4. Blanqueamiento dental:  uno de sus usos naturales más conocidos es el blanqueamiento dental. Aunque pueda parecer una locura, cepillarse los dientes con él ayuda a deshacerse de las desagradables manchas de café o vino si repites la operación unas 2-3 veces a la semana. Y,  lo importante, es que no daña el esmalte dental. Para cepillarte con carbón activado es importante humedecer el cepillo de dientes y frotarlo en polvo de carbón activo. Si lo tienes en cápsulas, puedes abrirla y utilizar el polvo que viene en el interior. Cepíllate los dientes como lo haces normalmente prestando especial atención a las áreas que muestran la mayoría de las manchas. Enjuaga con suficiente agua y escupe. Enjuaga bien, hasta que la saliva salga clara.
   ]]>

Leave a Reply

Your email address will not be published.