Nutrición

¿Por qué la Equinácea ayuda al sistema inmunitario?

La Equinácea ayuda a reforzar el sistema inmunitario

La Equinácea es una planta de la familia de las asteráceas con una bonita flor púrpura. Su nombre procede del término griego echino (espinoso), debido a la forma de su flor central, amarilla con forma de pinchos.

Como ya te adelantábamos en este post sobre fitoterapia, la Equinácea se utiliza para prevenir y minimizar los efectos de las infecciones víricas (resfriados1, gripe, herpes), bacterianas o infecciones originadas por hongos.  Hoy ampliamos la información y nos preguntamos cuáles son los principios activos y procesos que permiten que sirva como estimulador del sistema inmunitario, a la vez que posee una acción antiiflamatoria.

La Equinácea como inmunoestimulante

Según diferentes estudios, la Equinácea cuenta con diferentes compuestos como la equinacina, los equinacósidos y la inulina, que estimulan el sistema inmunitario2.  Además, también tienen acción antiviral, bactericida y fungicida.

  • Elevan el contenido de glóbulos rojos en sangre y ayudan a que estos se desplacen más rápidamente hacia las zonas de infección
  • Ayudan a potenciar la actividad de las proteínas que impiden la entrada y proliferación de los virus3, el interferón
  • Inhiben las enzimas que hacen que los patógenos sean más invasivos, las hialuronidasas. Este efecto inhibidor no solo ayuda al sistema inmunitario, también bloquea los microorganismos virales
  • La Equinácea ayuda a estimular la capacidad de los macrófagos4, células que intervienen en la lucha contra los hongos, como por ejemplo el Candida albicans
  • Los equinacósidos y el ácido caféico de la planta ayudan a inhibir el crecimiento o de bacterias que originan infecciones urinarias y en heridas, conjuntivitis, abscesos, meningitis, neumonía o incluso del bacilo que causa la difteria

La Equinácea como antiiflamatorio

También existen investigaciones que sugieren que los polisacáridos de la Equinácea tienen un efecto antiinflamatorio similar al de la cortisona. Por ello, es utilizado para tratar problemas inflamatorios, como artritis, o incluso alteraciones de la piel con acné, eccemas u otras patologías que, producidas por bacterias, también están relacionadas con inflamación.

Este efecto, junto con su capacidad de promover la regeneración celular, permite que la Equinácea también tenga acción cicatrizante.

Tipos de Equinácea

En cuanto a los suplementos alimenticios y productos del mercado denominados “Echinacea” o “Equinácea”, debemos tener en cuenta que sus propiedades y usos dependen de su composición. Esto se debe, en gran medida, a que cada fabricante utiliza material vegetal variable, tanto en lo relacionado a las diferentes partes de la planta empleadas (raíz, flor, tallo, hojas), los métodos de extracción, la presentación y la adición de otros componentes.

Normalmente en fitoterapia se utilizan, sobre todo, dos variedades diferentes, la Echinacea Purpúrea y la Echinacea Angustifolia, o incluso las dos a la vez, para lograr una acción sinérgica. Según la variedad y la parte de la planta, se puede encontrar mayor o menor concentración de polifenoles,  equinósidos y equinacina.

Así, te recomendamos que siempre que adquieras un producto te fijes en sus componentes y que se hayan elaborado con extractos secos estandarizados. Es la forma de comprobar que se ha utilizado la cantidad de planta pulverizada necesaria para concentrar los principios activos y que la cantidad de éstos siempre es la misma en cada dosis.

Otras recomendaciones

En cualquier caso, se ha publicado que el empleo prolongado de dosis muy elevadas puede reducir su eficiencia como estimulador inmune a lo largo del tiempo, por lo que se recomienda intercalar cortos periodos de descanso, o rotar su consumo cada 15 días con otros inmunoestimulantes como el Própolis o la Jalea Real.

En caso de estar embarazada o en periodo de lactancia, o si sufres alteraciones hepáticas, consulta con tu médico antes de consumir Equinácea. No debe ser consumido junto a ciertos medicamentos como inmunodepresores, con efectos hepatotóxicos o tratamientos relacionados con quimioterapia tumoral.

Bibliografía

  1. Shah SA, Sander S, White CM, Rinaldi M, Coleman CI. Evaluation of Echinacea for the prevention and treatment of the common cold: a meta-analysis. Lancet Infect Dis (2007)
  2. Zhai Z, Liu Y, Wu L, Senchina DS, Wurtele ES, Murphy PA, et al. Enhancement of innate and adaptive immune functions by multiple Echinacea species. J Med Food (2007)
  3. Wacker A and Hilbi W, Virus inhibition by echinacea purpurea. Planta Médica, 33 (1978)
  4. Chen Y, Fu T, Tao T, Yang J, Chang Y, Wang M, et al. Macrophage Activating Effects of New Alkamides from the Roots of Echinacea Species. J Nat Prod (2005)
]]>

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado.