Hábitos Saludables, Nutrición

10 consejos saludables para cuidar tu vista

10-consejos-saludables-para-cuidar-tu-vistal

Vista,  hábitos saludables y alimentación

Dice el refrán que solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena. Pues con los ojos nos ocurre algo parecido, sólo nos acordamos de cuidar nuestros ojos, cuando tenemos problemas de salud ocular. Para ponerle remedio, os dejamos unos consejos básicos a la hora de cuidar de nuestra vista. Se trata en definitiva de no cansar la vista en exceso, tomar alimentos antioxidantes con vitaminas A, C ó E y acudir periódicamente al oculista para prevenir cualquier enfermedad degenerativa.

[Tweet “Hábitos saludables para cuidar tu vista #Descanso y #Vitaminas 😉 “]

Consejos para cuidar la vista

1 – Descansa y parpadea con frecuencia, tanto cuando estés delante de la pantalla como cuando leas un libro y siempre que puedas sitúate a una distancia de 35 a 40 centímetros del ordenador . Levanta la vista del ordenador mínimo unos segundos cada 20 minutos. Cierra los ojos sin apretar y relaja los párpados. Y recuerda que frotarse los ojos es una de las peores decisiones y que en el caso de que nos entrase alguna partícula, como polvo o similar, lo recomendable es lavarlo inmediatamente con abundante agua.

2 – Cuidado con el aire acondicionado, los ventiladores, la calefacción y el humo muy perjudícales para nuestra vista, porque resecan los ojos en exceso.

3 – La iluminación de tu zona de trabajo o de descanso es esencial. Para filtrar la luz natural y que no tengas reflejos,  regula con cortinas semitransparentes o estores la luz que entre en las habitaciones. Nunca hay que utilizar el ordenador, la tele o el móvil a oscuras, pues eso genera problemas en la graduación y cansancio extremo a los ojos. No salgas nunca de casa sin tus gafas de sol, ya que tanto en invierno como en verano exponerse a los rayos ultravioleta puede conducir a daños en los ojos.

4 – El principal argumento del tópico de ‘la zanahoria es buena para la vista’ se basa en su alto contenido en vitamina A y betacarotenos. Por ello, es importante consumir alimentos que contengan Vitamina A, ya que una carencia en esta vitamina puede producir problemas en la visión nocturna, sequedad conjuntiva, inflamación de los párpados y ciertas ulceraciones de la córnea. La vitamina A es también conocida como Retinol y se encuentra principalmente en las hortalizas y verduras de hojas verdes. La Luteína y la zeaxantina son pigmentos carotenoides que se localizan en la mácula, la parte central de la retina y que nos permite tener una visión aguda. Estas sustancias tienen como función principal en el ojo, actuar como antioxidantes evitando la formación de radicales libres que puedan dañar los tejidos oculares. Tanto la Luteína como la Zeaxantina se encuentran en verduras como coles, espinacas y acelgas.

5 – Muy importe para nuestro organismo en general y para la vista en particular, la Vitamina C. La podemos encontrar en frutas como la naranja, el kiwi y las fresas, así como en verduras como el brócoli y los pimientos. Actúa como un potente antioxidante y puede ayudar a ralentizar las cataratas e impedir la degeneración macular. Recuerda que los arándanos son también muy ricos en Vitamina C y contiene polifenoles antioxidantes, que destacan por sus beneficios para la vista.

6 – La Vitamina D, también conocida como la “vitamina del sol”, ayuda a preservar las funciones visuales de la retina y a prevenir la degeneración macular. Podemos encontrar Vitamina D en alimentos tales como el aceite de hígado de bacalao y en pescados de agua fría como el salmón o la sardina. También en las ostras o los langostinos.

7 – La Axtaxantina es el antioxidante más potente de la naturaleza. Se encuentra en una alta concentración en la microalga Pluvialis Haematoccous.

8 – Consumir con frecuencia alimentos que contengan complejo B, en particular, la vitamina B1 o Tiamina, la B2 o riboflavina, la B6, B12 y el Ácido Fólico favorece la salud visual. Se encuentran principalmente en carne, huevos, cereales y levaduras. Su deficiencia puede provocar inflamación de los ojos y sensibilidad a la luz.

9 – Nuestro organismo no puede crear ácidos grasos esenciales como el Omega 3, por lo que su consumo beneficia a nuestro organismo y en particular a nuestra salud visual. Unos niveles bajos de este ácido graso pueden provocar fuertes daños en los vasos sanguíneos e incluso pueden acabar causando ceguera. Podemos encontrar Omega 3 principalmente en pescados, mariscos, aceites vegetales y semillas como por ejemplo las de chía o linaza. Son los mismos alimentos que también contiene Vitamina E, un antioxidante muy importante para la salud de nuestros ojos.

10- Y finalmente, los minerales como el Zinc y el Selenio.  Por su parte, el Zinc es un importante antioxidante que puede ayudar al cuerpo a absorber la vitamina A, útil frente a la  degeneración macular. Lo encontramos en el chocolate negro y la levadura de cerveza o en carnes rojas, incluso en las ostras. Y en el caso del Selenio puede ayudar a absorber la vitamina E y se encuentra principalmente en pescados como las sardinas o el bacalao y en los frutos secos.

En definitiva, nuestra alimentación influye decisivamente en nuestra salud visual, principalmente en el mantenimiento de la retina y el retraso del envejecimiento de todos los tejidos y estructuras de los ojos.

Recuerda visitar al optometrista anualmente,  aún cuando no hayas detectado ningún problema en tus ojos y en el caso de niños desde los tres años. Este tipo de controles visuales  evita una posible pérdida de desarrollo en la visión o el avance de enfermedades como miopía, astigmatismo o cataratas.

]]>

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado.